“Hay que ser persistente no debemos bajarlos brazos, hay que luchar para lograr nuestros sueños”

En la congregación Luterana Filadelfia ubicada en el distrito de Lurín (Lima-Perú), es notoria la presencia de Víctor Alonso, un joven de 27 años, caracterizado por su voz afirmada, sus rizos alborotados, y su pasión por el futbol.

Siempre lo vemos acompañando y organizando con los niños y niñas dinámicas participativas, con los adolescentes, entrenando o arbitrando un partido de futbol. En las tardes reuniéndose con los jóvenes del grupo: “Jóvenes unidos por Cristo”. Su energía vital tiene base en su deseo de ver fortalecida y renovada la iglesia con el espíritu joven de sus hermanos y hermanas.

Su historia está marcada de momentos felices de una niñez compartiendo con su madre, padre y hermanos y añoranzas en la escuela dominical. Su pasión por el futbol dominaba en esos tiempos sus deseos de jugar todo el tiempo, recién comprende que esa experiencia marco su camino.

Su adolescencia tuvo una cara diferente, fue marcada por la pérdida de su padre, fueron mucho años de confrontación interna, de una búsqueda interior, que hoy evalúa y le permite hablar de su experiencia y de su reencuentro consigo mismo a través de Dios.

El cambio interior vino hace unos años a través de una invitación de la pastora para participar en ITEL (Instituto Teológico Luterano), tuvo muchas dudas y conflictos internos, pero hoy tiene claro que esa experiencia de una semana cambio su vida, ya estaba cubierto por amor a Dios.

Víctor valora el proyecto de Gestión de Riesgos porque ha permitido en los jóvenes tomar responsabilidad del cuidado del medio ambiente, y la importancia de tener un plan de respuesta frente al sismo. Considera que anteriormente como jóvenes no eran conscientes de la importancia de cuidar el mundo que Dios nos ha brindado.

Víctor es una historia de resiliencia, hoy se ve y se valora como un joven líder comprometido con el cambio en la comunidad y la iglesia, promueve a los jóvenes en el cambio, construyendo un mundo mejor para todos y todas.


VER OTRAS HISTORIAS